'ARTEESPERANZA' DE LUIS ÁNGEL LLARENS EN EL CCU

Sala del Sol - Centro Cultural Universitario - 30 de Junio de 2017 - 20.30hs.

El pasado viernes 30 a las 20:30hs en la Sala del Sol (Córdoba esq 9 de julio) del CCU de la UNNE, quedó inaugurada “Artesperanza” la muestra de Luis Ángel Llarens.

Luís Ángel es poeta, cuentista, actor, muralista, pintor. Correntino, nacido en 1938, realiza sus primeros estudios de Dibujo y Pintura en el Colegio San José de Artes y Oficios de Rosario, Santa Fe. En 1960 toma un curso de Historia del Arte con Cayetano Córdoba Iturburu y en 1982 el Fondo Nacional de las Artes le otorga una beca de perfeccionamiento para asistir al taller del maestro Domingo Onofrio, en Buenos Aires. Reconocido docente, fue profesor del Taller de Dibujo y Pintura del CCU durante muchos años y continúa formando a muchos talleristas que lo buscan por su guía amable y su incentivo para generar la libre expresión.

En “Artesperanza”, Llarens combinó técnicas mixtas de acrílico, óleos y trabajos digitales, impresos en grabados láser. En todas sus pinturas antepone la emoción sobre la técnica porque como nos comentó Luis: “No creo en los saltos en el vacío, en la vacuidad presuntuosa, en los metros de pintura para no decir nada. Sigo creyendo en la pintura y su posibilidad de provocar estímulos, transmitir energía y si es posible conmover”.

La Directora del Centro Cultural Universitario de la UNNE, Prof. Fernanda Toccalino comentó que recibir la obra de un artista como Luis Llarens en la Sala del Sol “Da cuerpo a nuestro propósito de exhibir la obra de artistas consagrados y proyectos de artistas jóvenes para el enriquecimiento de todos.” Y agrega que hablar de Llarens es pensarlo en su contexto : “Vincularlo a una escena correntina muy activa que pregonó entre otras cosas, la idea de socializar el arte y rescatar a través de su obra ciertos personajes de nuestra historia.”

Su muestra se podrá visitar desde su inauguración hasta el 14 de julio, abierta para que toda la comunidad pueda acercarse al arte, que como dice el artista: “Lo único que va a salvar al mundo del estallido final va a ser el espíritu del arte; todos los otros sistemas, fracasaron, el religioso, político, etc. El artista ama la vida, la exalta, la recrea y la quiere mejor para todos".

Es como si los personajes de las pinturas hubiesen atravesado el umbral de esa otra dimensión, y ya no hay duda de que existan, y de que están entre nosotros, y que con cierta extrañeza nos terminamos habituando a su existencia y a su vez, a nuestra propia existencia, como parte de lo irreal e ilusorio, como en un sueño del que nunca vamos a despertar, porque es real”.